InicioInternacionalStarbucks falso en Venezuela: Imitación que causa polémica

Starbucks falso en Venezuela: Imitación que causa polémica

Hay entornos sociales que parecen manejarse bajo códigos muy particulares, que sólo los que forman parte del sistema alcanzan a comprender. Es el caso de Venezuela, un país que combina una de las peores crisis económicas, sociales y políticas del continente, con un aparente matiz de prosperidad del que parecen ser beneficiarios muy pocos. Buen ejemplo de esta realidad es la polémica generada por el Starbucks falso en Venezuela.

De hecho, cuando se abrieron las puertas de esta cafetería, en los espacios correspondientes al supermercado Yeet! de Caracas, fueron muchos los que celebraron que una marca de tal calibre pisara suelo venezolano.

Pero fue poco lo que duró el festejo cuando se desató la polémica del Starbucks falso en Venezuela. Y es que, tal como enarboló una vez un slogan de gobierno, ésta sí parece ser la tierra de lo posible. Estos emprendedores se vieron descubiertos en una polémica cuando menos, desagradable.

¿Qué ocurrió con el Starbucks falso en Venezuela?

La ciudad de Caracas fue el escenario de un revuelo doble con la apertura del Starbucks falso en Venezuela. En principio, muchos citadinos se emocionaron al ver la nueva apertura, y aquellos que contaban con poder adquisitivo suficiente, se fueron a probar las bebidas, que estaban entre los tres y los siete dólares americanos.

(Nota aparte: La economía venezolana se encuentra prácticamente dolarizada. Todas las transacciones, desde las más grandes hasta las más pequeñas y cotidianas, pueden y hecho muchas son realizadas en moneda extranjera.)

La operatoria del lugar tenía los mismos ingredientes que tan bien definen a la cadena de cafeterías norteamericana. Los vasos eran identificados con el nombre del cliente, los cajeros se referían a cada persona con calidez, y las preparaciones eran una copia bastante cercana.

Fue justo esa buena receptividad, esa explosión de comentarios a través de las redes sociales, las que pusieron en evidencia lo que ocurría. Caraqueños conquistados por la apertura, empezaron a postear fotos y comentarios en Instagram, Twitter y Facebook. Con ello, encendieron las alarmas de las compañías vinculadas.


¿Cómo se convirtió Starbucks en una de las franquicias más rentables


La polémica al descubierto

El Starbucks falso en Venezuela quedó en evidencia bastante pronto. Después de unos primeros días de revuelo, la misma Starbucks y uno de sus grandes socios, la multinacional suiza Nestlé, negaron cualquier relación con el lugar.

De hecho, las declaraciones de la multinacional fueron tajantes: “Podemos confirmar que no tenemos el programa de café We Proudly Serve Starbucks® en Venezuela”.

La cafetería se cuida de no colocar en sus espacios el nombre de Starbucks, pero reproduce la universalmente conocida figura de la sirena, así como todo el estilo de decoración y funcionamiento interior. Además, se agrega la icónica frase “We Proudly Serve” (“Servimos orgullosamente”).

“We Proudly Serve” es un programa de mercadeo conjunto de Starbucks y Nestlé, así que esta segunda compañía tampoco demoró en reaccionar: «Ante las recientes menciones de la supuesta relación de Nestlé Venezuela con la inauguración de un local de bebidas que hace uso de la marca de café STARBUCKS®, la empresa informa al público en general que Nestlé Venezuela no ha sido contactada ni está involucrada en la comercialización de estos productos”.

Por su parte, Jorge Nieves, responsable de Yeet!, el espacio donde funciona la cafetería, también declaró al respecto. Manifestó que sentía asombro por lo sucedido, que a todo lo consideraba un malentendido y que jamás pensaron desatar tan grado de polémica.

Sea como fuere, Venezuela es un país de complejidades extremas. Desde el año 2014 que su economía viene en franco deterioro, y además ha sido el escenario de no pocas expropiaciones.

Basta con recordar, entre las recientes, la expropiación de la planta de la gigante estadounidense de alimentos Kellogg’s, ordenada por el gobierno de Nicolás Maduro en el año 2028, luego de que la empresa pausara sus operaciones.

Casos similares ocurrieron con General Motors o Kimberly-Clark, que tampoco pudieron sostener la operación en un entorno verdaderamente difícil de comprender.

El Starbucks falso en Venezuela no es más que una nueva prueba de que el país caribeño se maneja con códigos que desde afuera no se comprenden. Un lugar en el que la legalidad se desdibuja, para dar paso a los escenarios más variados, y algunos de ellos, inverosímiles.

ARTICULOS RELACIONADOS
Más

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    ¡Síguenos en redes!

    Más popular