InicioEmprendimientoQuick Commerce: Sus desafíos y oportunidades para el 2022

Quick Commerce: Sus desafíos y oportunidades para el 2022

En la actualidad, hablar de Quick Commerce es reconocer cómo la modernidad ha transformado a su paso todo lo que conocemos. Si nos tomamos el tiempo de charlar con nuestros abuelos, tendremos acceso a una valoración más general sobre las dimensiones de los cambios que ha dado el mundo en los últimos años.

Luego de la irrupción del Internet, los avances han sido acelerados. Pero en el contexto de la pandemia del Covid-2019, el movimiento digital se impulsó mucho más. Los entornos virtuales y la omnicanalidad conviven, en un intento por satisfacer las demandas de un consumidor cada vez más exigente.

Cada vez son más los modelos comerciales que se sustentan exclusivamente en la web. Las tiendas físicas se han visto obligadas a diversificarse en este sentido. Las cifras hablan por si solas y marcan la pauta. Según el estudio anual de IAB Spain, el comercio electrónico se ha convertido en la opción preferida de un 76% de los internautas españoles.

Es justo en este contexto, en el que el consumidor no solo es más dado a moverse en el mundo digital, sino que además vive con prisas y presiones de todo tipo, que surgen modelos como el Quick Commerce, cuyos desafíos no son nada fáciles de superar.

¿Qué es el Quick Commerce?

Probablemente no estés tan familiarizado con el término Quick Commerce, aunque seguro que habrás aprovechado sus ofertas al menos una vez.

Este modelo comercial, también conocido como q-commerce se basa, como su nombre lo indica, en la rapidez. Penetra en la realidad del comercio electrónico para hacer una lectura del todo cierta. Los plazos de entrega del e-commerce regular estaban resultado demasiado largos.

Desde horas hasta cuatro o cinco días puede demorar un pedido en llegar, lo que representa una eternidad para la velocidad en la que se mueve el mundo moderno.

Entonces, la oferta fundamental del Quick Commerce es entregar los productos de manera casi instantánea, dónde y cuándo lo necesiten los consumidores. La oferta general es recibir el pedido en un lapso de 30 minutos, o incluso menos.

Este modelo de negocio nace y se impulsa gracias a la inversión de compañías como Glovo, Just Eat, Gorillas y la alemana Delivey Hero.

El concepto en el que se pretende trabajar es en posicionar el Quick Commerce como el complemento al supermercado cercano, a la farmacia o al local de confianza. Ser esa alternativa confiable, rápida y eficiente a la que podamos acceder en cualquier momento.

¿Cuáles son los desafíos del Q-Commerce para el 2022?

El Quick Commerce ha llamado la atención del mundo, al punto de que es muy alta la inversión que diversas empresas han hecho en su desarrollo. Sin ir muy lejos, en el último año abrieron sus puertas virtuales treinta nuevas empresas que funcionan bajo este modelo en toda Europa Occidental.

Ahora bien, más allá de tener un concepto ganador, el Quick Commerce se enfrenta a un enorme desafío de cara al 2022 y a su permanencia en el tiempo, y se trata de la rentabilidad.

Este tipo de startups de reparto aun no resultan rentables en sus operaciones en los Estados Unidos, lo que las ha llevado a buscar alianzas con otros sectores, con el objetivo de aumentar el volumen de pedidos.

Es lo mismo que empieza a ocurrir con las firmas europeas. Empresas que operan en la zona bajo esta modalidad, como Glovo, Just Eat o Gorillas, se enfrentan al reto de entregar pedidos en 15 minutos o menos, y hacerlo rentable.

Para lograrlo y conseguir un Ebit (Beneficios antes de intereses e impuestos), que vaya del 4% al 6%, sería necesario realizar más de 1.500 entregas por día, y que cada una alcanzara un ticket promedio de unos 30 euros.

La realidad en este sentido es distante. Asuntos como la dificultad para alcanzar la economía de escalas y la necesidad de inversión en marketing para retención de clientes, son los factores determinantes en este sentido.

Ahora bien, no todo el escenario es difícil para las Quick Commerce, y es que la alianza con cadenas de ratail de diferentes tipos, podrían ayudarles a ganar volumen y cifras, permitiéndoles salir a flote en un plazo razonable.

En definitiva, el modelo Quick Commerce está aún lejos de ser rentable, pero no por ello dejar de ser una posibilidad prometedora. Una vez que se amplíen mercados y alianzas, esta clase de apps que parecen estar pensadas para el consumidor promedio, pueden empezar a elevar sus márgenes de ganancia de manera memorable. Es cuestión de tiempo y estrategia.

ARTICULOS RELACIONADOS
Más

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    ¡Síguenos en redes!

    Más popular