InicioFormaciónCuenta de explotación

Cuenta de explotación

La cuenta de explotación consta de un documento contable que alberga la evolución de la empresa durante un lapso de tiempo determinado; por ejemplo, seis meses o un año. Se trata de una representación dinámica que exhibe la verdadera situación económico-financiera.

Además, la cuenta de explotación permite recoger y luego poder analizar el proceso que devino, justamente, en el resultado final durante el tiempo mencionado. Esto implica una gran diferencia respecto al balance de situación, el cual lo hace a partir de los elementos del patrimonio.

¿Por qué la cuenta de explotación resulta tan necesaria?

Tal lo último descrito, esta cuenta deja en evidencia (y de manera ordenada y clara) el conjunto tanto de ingresos como de gastos generados. Ambos son imprescindibles para el desenvolvimiento cotidiano de la empresa y su respectiva actividad.

Así, y más allá de la rentabilidad final, la cuenta de explotación posibilita conocer con precisión cómo se llegó a obtener dicha ganancia o pérdida. De este modo, servirá en el corto y mediano plazo para poder tomar mejores decisiones respecto a inversiones, acciones y compras y ventas.

A su vez, se evidencia qué es lo que más conviene o qué no se debe hacer según la situación económica del país o región; por ejemplo, invertir en plazos fijos en tiempos de alta inflación o impulsar más ofertas en los meses de mayor demanda, entre otras.

Los elementos básicos a considerar para la cuenta de explotación

Debido al panorama que permite establecer, la cuenta de explotación es muy necesaria en las empresas, cualquiera sea el rubro o actividad que desarrolla. No obstante, debes tener en cuenta diversos factores y elementos para analizarla.

  • Las conclusiones según los resultados de operaciones se consiguen mediante operaciones algebraicas; diferencias (es decir, comparaciones), cocientes y porcentajes
  • El concepto de consumo implica el costo de lo que se vendió y se obtiene del siguiente modo: existencia inicial + compras netas – existencia final = consumo
  • Las compras netas requieren de esta operación: compras brutas – devoluciones de compras – rappels sobre cuentas – descuentos sobre compras = compras netas
  • También hay gastos de explotación, los cuales son considerados eventuales y, así, se diferencian de los habituales (alquiler, salarios, etc.) Se clasifican en servicios exteriores, tributos, gastos de personal, gastos financieros y amortizaciones y privatizaciones

Gastos fijos vs gastos variables

En paralelo a lo último, ambos implican perder un porcentaje del total del dinero obtenido durante cierto lapso de tiempo. Sin embargo, es importante comprender las diferencias principales que poseen.

Concretamente, los gastos fijos no dependen del volumen de actividad de la empresa ya que están presentes por el simple de hecho de que esta existe y funciona como tal; por ejemplo, el alquiler mensual de la oficina principal, el cual será siempre el mismo.

En cambio, los gastos variables sí dependen del nivel de actividad de la empresa; por ejemplo, el combustible de los vehículos para trasladar mercadería. Si un día realizas 10 ventas en diferentes regiones del país será muy superior al de una jornada en que efectúas solo una a pocos metros.

Así, factores o elementos como los descuentos sobre compras por pagos en efectivo, ingresos por arrendamientos o descuentos por comisiones, entre tantos otros, influyen drásticamente sobre la cuenta de explotación de la empresa.

En cualquier caso, lo más importante es llevar adelante la cuenta de explotación todos los años y evaluar permanentemente los factores que mejores o peores resultados proporcionan.

ARTICULOS RELACIONADOS
Más

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    ¡Síguenos en redes!

    Más popular