InicioDestacadosCentros comerciales modernos: ¿Rumbo al anti-centro comercial?

Centros comerciales modernos: ¿Rumbo al anti-centro comercial?

Para abordar este tema desde una óptica verdaderamente realista, debemos partir de un hecho: el consumidor cambió, y ese cambio viene de la mano con nuevos parámetros de exigencia. Aplica a todos los productos y servicios, y por supuesto, también a los espacios de compra. Es justo por esto que los centros comerciales modernos advierten de la transformación hacia el concepto de anti-centro comercial.

Pero, ¿A qué se refiere este planteamiento? Pues, si nos vamos una o dos décadas atrás, nos encontramos con que los parámetros de consumo eran menos exigentes y la oferta más limitada que en la actualidad.

A medida que el consumidor se ha especializado, se ha sofisticado y además ha ampliado el acceso a experiencias, se ha hecho también más difícil de conquistar. Los espacios cuadrados, simples, las meras galerías en las que se sucede una marca tras otra, simplemente ya no responden a sus necesidades, ya no despiertan su deseo de visitarlos.

Y esta realidad ha llevado a la transformación de la industria, con la materialización de proyectos de centros comerciales modernos que dotan a estos espacios de un nuevo significado social y urbano.

El caso del centro comercial X-Madrid

Ejemplo de esta transformación que apela a la construcción de centros comerciales modernos es el concepto propuesto por los arquitectos Esteban Becerril y Ramón Ramírez, del Estudio B+R Arquitectos, en el X-Madrid.

En este proyecto que se ha convertido en un referente en la materia, se rompieron los paradigmas de lo que entendemos como centros comerciales tradicionales, dando como resultado un espacio que se concibe desde la modernidad y la integración.

Sus propios creadores afirmaron que los centros comerciales modernos debían dejar de ser esa isla en medio de los espacios urbanos, que parece en completo aislamiento del entorno que le rodea.

Desde esa premisa, el diseño del X-Madrid es uno de los primeros que apuesta al concepto del anti-centro comercial. Sus espacios no solo son una seguidilla de tiendas, sino que en un 60% se dedican al ocio.

El X-Madrid, como uno de los centros comerciales modernos más interesantes de España, llama a la comunidad en base a la distracción, al disfrute. Convergen en él actividades como la escalada, el surf, el skate, el buceo, e incluso otras como las restauraciones, los tatuajes o los motores.

Aportaba el propio Becerril sobre los centros comerciales modernos, que “Se está planteando su uso mixto: integrar el parque, el deporte, centros de trabajo…incluso residencias. Se empieza a ver el centro comercial del futuro como una oportunidad de revitalizar y no sólo comercializar”.

¿Cómo son y serán los centros comerciales modernos?

El rediseño de los centros comerciales modernos viene trabajándose desde diversas perspectivas, pero tuvo un incremento notorio con la pandemia del Covid-19, y la forma en que impactó en el desarrollo y crecimiento del comercio electrónico.

La realidad actual es que, sea que tengas que comprar una tarjeta de memoria para tu móvil, un par de zapatos, un libro o simplemente comerte una pizza, ya no necesitas de los espacios físicos. Desde la comodidad de tu sofá y usando tu móvil puedes acceder a cualquier cosa que desees comprar o consumir.

Entonces, ¿Qué ofrecen los centros comerciales modernos, para que las personas tengan el deseo de seguir visitándolos? La respuesta a esa pregunta es la clave para el desarrollo de nuevos conceptos. Algunos de los puntos reiterativos que hemos podido apreciar en nuestra investigación (pudiendo estar o no todos presentes), son los siguientes:

  • Los centros comerciales modernos apuestan a la integración del paisajismo en el diseño del espacio comercial, logrando espacios más abiertos y con más verdes.
  • Lo prioritario es el diseño de una experiencia. Una vivencia sensorial que cada consumidor experimente a su propia manera, que le resulte positiva, cautivadora y que le genere deseos de repetir la visita.
  • Los centros comerciales modernos apuestan justamente a ser menos «comerciales». Con esto queremos decir que, al ser necesaria la experiencia diferencial para que el consumidor elija volver, se hace vital atraerlo desde otras fuentes de interés.
  • El ocio, el entretenimiento, los deportes, el aire libre, los juegos, todos ellos son herramientas que se suman al nuevo concepto de centros comerciales modernos, como un espacio de encuentro y de interacción social, más allá de las meras compras.
  • Otro de los aspectos fundamentales para el diseño de estos espacios es la consideración del entorno. No es lo mismo diseñar un espacio de estas características en una macro urbe como Madrid, que en pueblo pequeño y turístico de la costa. Las dimensiones urbanas, la geografía, el clima e incluso la cultura local, serán vitales para dar con los elementos de diseño que garanticen un proyecto exitoso.

En definitiva, los centros comerciales modernos revolucionan los conceptos, priorizando la experiencia, el ocio y la diversión, para ganar y fidelizar consumidores. Y tu, ¿Qué piensas de los centros comerciales de tu ciudad? ¿Consideras que satisfacen las necesidades del entorno? ¿O deberían adecuarse a los nuevos tiempos? Anímate a dejarnos tus opiniones en un comentario. ¡Hasta un próximo tema!

ARTICULOS RELACIONADOS
Más

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    ¡Síguenos en redes!

    Más popular